Muriendo y viviendo como Mapuche

Mapuche ñi lan welu ka am mongen

En “Muriendo y viviendo como mapuche/ Mapuche ñi lan welu ka am mongen”, nos detenemos a explorar el vínculo que muchas familias mapuche han mantenido con la muerte.
 En estas memorias, se nos recuerda que la muerte puede ser una posibilidad de seguir viviendo, quizás en una forma diferente.

Vida al otro lado del Mar


Aunque transcurran centenares de años, siempre persistirán en la memoria, las antiguas conversaciones que mantenían los ancianos longko. Ellos disfrutaban compartiendo sus recuerdos y contándose los sueños; y por eso, nunca se aburrían de hablar.
Esta es una historia extraordinaria… de unos enamorados extraordinarios… El hombre se llamaba Lefluan y Kintuy su mujer. Cuentan que Kintuy y Lefluan se amaban mucho
y eran inmensamente felices. El amor que se tenían era el más grande que alguna vez alguien haya conocido. Sin embargo, un día Kintuy enfermó gravemente y al poco tiempo después, murió.
Lefluan no podía calmar su pena. Estaba hundido en la tristeza y no hallaba cómo reconfortar su corazón. Decidió sentarse junto a la tumba de Kintuy, a esperar que ella despertara y le contara cómo era la vida después de la muerte. Y así esperó, esperó y esperó durante cuatro noches seguidas hasta que
finalmente llegó el momento de descubrirlo todo.

―¡¿Qué estás haciendo aquí Lefluan?!
―¡Ay mi amada Kintuy! ¡Por fin te vuelvo a ver! ¡Desde hoy estaremos juntos para siempre! —dijo Lefluan mientras corría a abrazar a Kintuy.
―No, Lefluan ―dijo Kintuy,
retrocediendo ―Esta noche parto de viaje. Allá tú no puedes ir. Regresa a tu casa. Yo ya soy gente de otra tierra ―le dijo muy seria, mientras se alejaba.

 Lefluan la observó triste , mientras se decía para sí mismo:
—No importa. Igual la seguiré… mientras no la pierda de vista…
Los viejos longko contaban que cuando alguien moría, en realidad no moría de verdad. Los muertos se iban muy lejos. Emprendían un largo viaje más allá del horizonte. Cruzaban bosques, campos y pueblos, de día convertidos en moscas azules, de noche solo sombras humanas. Así andaban y andaban hasta llegar a la orilla de la playa y esperar a un gran barco que los llevara a su nueva tierra, una tierra desconocida y hermosa al otro ladodel mar.

Nome Lafken Mongen


Chumngechi patakake tripantü rume rupayafuy, welü mülekey petu duamtun, dungu kuyfike nütram tañi chem pikefel ti pu longko wünen. Fütrake che yem ayükefuy engün ñi kimael
kümeke tukulpan dungu. Fey nütramyekefuy engün re ñi pewmael chi dungu rume nütramyengekefuy, fey mew afkelay chem dungu rume. Chumngechi ngelayafuy rume chew tañi llituka kimngemüm, welu müley kim adentulu, kam kimpalu chew, kam allküpalu chey feychi nütram.
Iñche feychi mew petu pichi wentrungen,allküpan nütram tañi kuse kuku mew, feychi dungu koni ñi longko mew ka nguyülafiñ. Feypikefuy tañi lakenon ta am che, feychi am tañi
nampülkaken, ñi amuken kamapu nometu lafken.Feychi mew kiñe afmatufal nütram feypi, fey mew may mülerkefuy kiñe kurewen. Feychi wentru Lefluan pingerkefuy,fey ñi kure Kintuy pingefuy. Feychi kurewen may rume piwkewürkefuy engu, epuñmangechi ñi rume piwkeyewfel engu. Welu, kiñe antü ngerumerkey kütrañün chi domo, ka tunten mew no müten larkey.