Asuntos de Brujería

Kalkun dungun

Nos asomamos a un mundo poco explorado, porque estos son temas que es preferible tratar en la intimidad protectora de la familia... Aquí encontraremos tres relatos que nos introducen en los conocimientos de brujos y la relación que ellos tienen con el resto de 
la sociedad…

La Historia de un hombre

Había aquí en mi tierra una vieja que era muy
conocida por sus saberes en asuntos de brujería. Así que fui a conversar con ella para que me contara todo lo que ella sabía…

—Oiga señora hace muucho tiempo ya que nos conocemos…uste’ se hizo vieja en estas tierras. Así que muuchas cosas ha de saber…
—mmmm depende…A ver, ¿qué es lo querís saber? —me preguntó dudosa.
—Es que hace tiempo me ronda una pregunta, a ver si
uste’ sabe… ¿Es verdad que los brujos se juntan y hacen grandes reuniones donde se ponen de acuerdo?
—Vaya, vaya ¿Qué pregunta son estas? Y ¿pa qué querís saber la verdad….? —exclamó.
—Na’a , na’a si yo solo quería saber no más. Si no le voy a contar a nadie… será un secreto. Se lo juro.
—mmmm primero se va a servir mate, uste’ Ricardo, y así vamos a conversar bien los dos…—dijo la vieja mientras cebaba la hierba.
—Ya, sírvame no más…
—A ver ¿y por qué querís saber estas cosas? ¿Acaso te querís hacer brujo ahora también?
—No, si no. Si yo quería puro saber no más…Pura curiosidad no más…
—mmm bueno es verdad eso que te contaron. ¡Claro que
existen grandes reuniones de brujo! ¡De todas partes llega la gente! Viajan convertidos en pájaros, en zorros, en perros... es que así andan más rápido y nadie sospecha na…—dijo misteriosamente.
— ¿Y de qué hablan en esas reuniones?
—Se discute, por ejemplo, si un hombre o una mujer
debe morir. Todo depende si hizo alguna cosa mala pa merecerlo eso si… y
cuando no se ponen de acuerdo…: ¡entonces hacen votación! y la mayoría
gana —reía la vieja. —Bueno, también, preparan toda clase de males. Cada
uno los lleva atados en paños nuevos y blancos. Y, la fiebre, ja ¡¡la fiebre siempre va de yapa!! —jajajaja, seguía riendo la vieja —Pero ustedes…no tengan miedo de estos asuntos…porque solamente en este mundo se ven…

Kiñe wentrü feypiel


...Feymew, mülekefuy kiñe kuse iñche ñi mapu mew, pi. Rume
dunguyengekey ñi kimün kalkun dungu. Feymew, kiñe rupa, wütufiñ amun fey ñi ruka mew ñi nütramkameafiel ka ñi wallmelkayafiel chumngechi ñi trawüluwken pu kalku, ka chem dungu ñi entuken engün. Feymew, famngechi feypifiñ:

—Papay füta kuyfi kimeyu, kuseymi tüfachi mapu mew, welu re fente trempaeafuymi, fentren dungu kimnieymi, pifiñ. Kiñe
dungu ramtuafiñ pieyu chumngechi am kai mülekey che. Kuyfi mew ñi feypin mülen tañi müleken füta ke trawün pu kalku ¿Eymi am kay kimlaymi pichin rume feychi dungu?, pirkefi ti kuse.
Feyngey ta tüfey chaw, tañi müleken füta ke trawün che. Kiñe rangintu mapu mew. Kompüleküpakey ta che tuwulu ta Millarika, Lonkoche, Karawe, Alfarinu, Hukol, Lonkimay…femngechi ¡kompüle küpakey ta che, chaw! Femngechi tripakey ta füta ke trawün —pirkeyta ti kuse. Kisuke wülkey ta che chem dungu tañi piael. Ka femngechi tañi müchay puam trawün mew, ngürüngekey ta che, üñümngekey, trewangekey ta che, fey pürümmatuka pualu ta tüfey —pirkey ta ti kuse.

Los poderes que habitan en la montaña


Siempre que se comete un daño contra la montaña, los espíritus que allí viven reaccionarán y tomarán venganza… Esta es la historia de Francisco Huechucoy y Maria Huaiquian ylas tristes penurias que sufrieron por no respetar los poderes de la naturaleza... Escucha con mucha atención…
El día en que María y Francisco secas aron, recibieron una hermosa tierra de regalo. Pero antes de entregársela, les advirtieron:

—No malgastarán esta montaña.
Jamás deberán talar el bosque porque existen grandes poderes allí enterrados. ¡Qué nunca se les olvide! —dijo el padre.
— ¡¿Pero padre, cómo podremos cosechar sin ralear el cerro?! ¡Eso es imposible! —dijo María.

 Ayyy… No quisieron hacer caso y todos los días subían a sacar árboles...Así pasaron los años, siempre talando y talando hasta que un día, el monte estuvo completamente
despejado y solo quedaban algunas ramas y palos sueltos.

—Ves Francisco ¡no nos sucedió nada malo! Mi padre exageraba… ¡era tan supersticioso…!
—Sí María es verdad, vamos a quemar estos últimos palos que quedan. ¡Por fin estará lista nuestra tierra para hacer una gran cosecha!
— ¡Mira! ¡Francisco mira! ¡Esa llama esta creciendo! ¡Está subiendo, esté subiendo! ¡Vámonos, vámonos, esto es peligroso!
— ¡Corre, corre!

 Esa noche María soñó. Unas voces le advertían…

— ¡Tú! Tú nos ha hecho mucho daño…destruyeron nuestra casa y nos quemaron a nosotros. Tú que dices ser una mujer muy fuerte, ahora entrarás en dolor…y sufrirás más que nosotros…

 Poco tiempo después, el hijo mayor cayó gravemente enfermo. Dicen que fue un espíritu que entró en su cuerpo y lo hizo enloquecer. Rasgaba su ropa, hería su cuerpo…rompía las
cadenas con que trataban de amarrarlo… Desesperados decidieron buscar un machi, que les dijo así:

— Grandes males atacan a este
muchacho, pero sobrevivirá. Ahora será la madre quien será tomada por los espíritus. Aaaaayy sufrirán grandes dolores…

Y así fue. La casa se remecía entera. Cientos de culebras aparecieron en todo el campo. Algunas estaban cortadas, otras ardían en brasas. Los esposos también enfermaron, su piel se quemaba y se caía por pedazos. Aterrorizados abandonaron su tierra… pero eso…de nada sirvió: las culebras los persiguieron a todos los lugares donde quisieron refugiarse…así fue hasta el final de sus días…

Mawida mew müley
ngüneluwün


...Tüfa anuküley mari meli
tripantü ñi rupamum kiñe fütra wesa dungu. Feychi tripantü ñi feypimum kiñe warangka aylla pataka puramari aylla. Iñche tañi peñi Füransiku pingefuy, fey ñi kure Maria Waykian pingefuy. Tañi peñi em ñi chedkuy Llangkaleu Waykian pingefuy, pi.
Feychi fücha wentru elufuy mapu tañi ñawe. Feychi mapu mew, rukawafuy tañi peñi em, feypüle ti mapu külleüngey ka mawidantungey. Feychi wültukulu mapu chi fücha wentru
feypiküfi tañi ñawe:

—Pekankalayaymi feychi mawida,
katrülayaymi mamüll ti mawida mew. Rüf kimfali ñi mülen fütrake newen fey mew. Fey kimtukunienge welu feyentuaymi —pingey Maria.

Welu tañi fillka em ayentuy tañi chaw tañi feypingen mew, ka rume notudunguy. “¡¿Chew am enturkean chem kongin rume, lifutngenole ti wingkul?!”, pikefuy ñi notudungun. Welu tañi peñi em doy feyentukafuy tañi chedkuy, pikelafuy ñi katrüael mamüll feychi mawida meu. Welu tañi domo rulmekaeyew notukan meu. Rume kochümtuy chi domo. Fey kisu amukefuy ñi katrüael mamüll, fey amuley ñochika ñi wallimün. Rüf rupalekachi tripantu meu, ngekanofel mew chem perimontun rume, fey wüla kelluy tañi peñi em, mürngekefuy ñi amun engu.

 Rupalechi tripantü mew amul liftuniekafi ti mawida engu, ditu apümürpufi engu ñi wellimfiel. Dewma re pu trangil ka re pu row mülewelu ka trapümfi engu alünke trokiñkünuyefi. Fey kiñe antü, arengelu mew lüpümtukufi engu. Feychi lüpümyefilu engu fey mew ti kütral rume fütrake mew lüfüy kürüf mew. Fentepun llükanngey ñi femekon. Trofyey fütrake kura, trükoko püray ti kütral wenu alofalofngey kom llewpüdkünuy. Re fütrake kura
müten pengelewetuy chongnagchi kütral mew.